VIDA Y OBRA DEL SOLISTA HUGO HUERTA




La noche del jueves, 23 de julio de 2020, resultó ser más fría para los zulianos que para los bogotanos.

Fallece en la que fue la capital del gran sueño de nuestro Libertador, un zuliano ganador de muchos lauros, tanto en el folclor, en la ciencia, como en la lucha sindical. Muere en Bogotá, Colombia, otro gran protagonista de nuestra gaita zuliana, Hugo Huerta; músico, cantante, docente y gremialista, voz líder de la agrupación Los Dragones, grupo gaitero conformado por jóvenes zulianos en 1964, con edades comprendidas entre los 17 y 24 años.

La calle Belén de la parroquia Santa Lucía de Maracaibo, fue testigo y auditorio del pequeño Hugo, quien demostró desde la infancia sus dotes histriónicos para cantar, cualidad que aprovechó su padre compositor, apoyándolo en los certámenes escolares y ganando en cuanto concurso de canto participara.

En 1964, Los Dragones, representando al popular sector Valle Frío de Maracaibo, se hacen presentes en el Festival de Gaitas de Ondas del Lago, Maracaibo, con la gaita Madre zuliana, de la autoría de José Ángel Huerta. Al ver que perdieron el Concurso con tan hermosa gaita, al siguiente año deciden grabarla y aprovechan para protestar contra el Jurado del Festival, y le dedican la gaita protesta Irreverencia, reclamo de la pluma del señor Huerta.

En 1967, Hugo Huerta y su progenitor, participan en el Festival de Compositores Zulianos, auspiciado por el periodista Guillermo Sánchez García, ocupando el segundo lugar con la danza Tus ojos verdes.

Finalmente, con tantas decepciones, Hugo Huerta participa en un concurso nacional conocido como Festival de la Voz de Oro de Venezuela, exactamente en 1971, donde resultó ser el gran triunfador, y desde ese momento le fue puesto el seudónimo de "Voz de Oro de Venezuela".

Algunos de sus éxitos gaiteros con Los Dragones fueron: Madre zuliana, Los disparates, Irreverencia, Homenaje a La Chinita, Clamor; pero también grabó junto a Jorge Villasmil los éxitos gaiteros Plegaria a La Chinita y El pobre.

Luego de la experiencia exitosa con Los Dragones y su consagración como intérprete de la música nacional, Hugo Huerta decide probar suerte en la música popular, pero sigue grabando obras musicales del folclor zuliano como: Noviecita y En el verano, ambas de José Ángel Huerta; Mi pensamiento, de Marco Tulio Soto; y con la agrupación Amor y Gaita plasma en el acetato en 1983, Vivo esperando por ti, del compositor Lenín Pulgar.

En pleno siglo XXI, nos sorprende que Hugo Huerta regresara a la gaita, esta vez con la agrupación Los Mismos de Ayer, un conjunto de experimentados gaiteros que querían demostrar que aún les quedaba talento para ofrendar a sus seguidores. En 2001 se incorpora "La Voz de Oro de Venezuela", el legendario Hugo Huerta, y nos sorprende con un "Batacazo Gaitero" que llevó por título Los ruidos del silencio, de Humberto Rodríguez y Carlos Luis González, gaita que lideró los primeros lugares de nuestro Hit Parade Gaitero. Esa sería su última obra maestra, indiscutiblemente una gran interpretación.

Esta es la manera de despedir a un gran artista zuliano, narrando una pequeña parte de sus logros profesionales y artísticos, digno ejemplo de la lucha social y gremial, además gran exponente de nuestro máximo canto tradicional.

Por: Agustín Arteaga


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.