NUESTRO HALL DE LA FAMA

El Zuliano Rajao



El 28 de septiembre de 1973, vistiendo la camiseta de las Medias Rojas de Boston, en partido contra Los Cerveceros de Milwakee, el zuliano Luis Aparicio, juega su último encuentro en las Grandes Ligas, siempre en la posición de campo corto.

Nacido en la parroquia Santa Lucía de Maracaibo, Luis Ernesto Aparicio Montiel, quien se inicia en el deporte como arquero del club de fútbol Guaraní, y más adelante, en el béisbol, con el Valdepino de Caracas y en la Policía de Maracaibo, donde permanece solo catorce meses como pelotero amateur.

Debuta en el profesional el 18 de noviembre de 1953, y logra jugar con once equipos en total: Gavilanes, Rapiños, Caracas, Tiburones de La Guaira, Águilas del Zulia, Cardenales de Lara, Waterloo, Memphis, Medias Blancas de Chicago, Orioles de Baltimore y Medias Rojas de Boston.

Debuta en Grandes Ligas el 17 de abril de 1956, donde juega 18 temporadas, con 10.230 turnos al bate; 1.135 carreras anotadas; 2.677 sencillos conectados; 394 dobles; 92 triples; 83 jonrones; 791 carreras impulsadas; 506 bases robadas; 2.581 juegos anotados; y .262 puntos de average de por vida.

El año de su debut en Grandes Ligas, Aparicio se convierte en el primer extranjero en ganarse el Premio Novato del Año.

También fue líder estafador de la Liga Americana con las Medias Blancas de Chicago; participa en 10 Juegos de Estrellas, dos Series Mundiales y gana nueve Guantes de Oro.

En Venezuela fue Novato del Año con el equipo zuliano Gavilanes en 1953, Atleta del Año en 1956, 1959, 1960, 1964 y 1966; Pelotero del Año del Círculo de Periodistas Deportivos en 1959, 1960, 1964 y 1966.

Como manager dirige a Águilas del Zulia, Cardenales de Lara, Navegantes del Magallanes, Tiburones de la Guaira y a Petroleros de Cabimas.

Este gran pelotero zuliano es el único venezolano exaltado al Hall de la Fama de Cooperstown, Estados Unidos, y es considerado como uno de los mejores de la pelota venezolana de todos los tiempos.

En su honor, un barrio del municipio San Francisco del estado Zulia lleva su nombre; además, la Secretaría de Cultura del Estado Zulia, anunció que sería develada una estatua de este gran pelotero zuliano en el Polideportivo de Maracaibo, junto a la de su padre Luis Aparicio Ortega, y todavía la estamos esperando.

Luisito Aparicio se convertiría en 1984, en el único venezolano inmortal en el Hall de la Fama en Coopertown.


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.