INCENDIO DE LAGUNILLAS DE AGUA

El Zuliano Rajao



1939, el jefe civil del pueblo, Fernando Olmos, se movía nervioso por La Planchada o Calle Real y las tres avenidas de madera, advirtiendo a todas las familias que la superficie del Lago, debajo de las viviendas, lucía una espesa nata de petróleo derramado por dos tuberías rotas del Pozo 1 de la compañía Venezuela Gulf Oil.

Entrada ya la noche de ese fatal día, una prostituta caraqueña, Alicia Mendoza, propietaria del Bar Caracas, quiso prender una lámpara de kerosén y al hacerlo el fuego llegó a sus manos.

Inmediatamente lanzó el artefacto por una de las ventanas y se originó el gran incendio, donde fallecieron innumerables personas y destruidas 300 casas del desaparecido pueblo Lagunillas de Agua.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.