CASA DE BENEFICENCIA DE MARACAIBO

El Zuliano Rajao



El 5 de agosto de 1860, comienza a funcionar con sede propia, la Casa de Beneficencia, en un local que estaba situado en la calle Urdaneta, entre Carabobo y Venezuela, detrás del Teatro Baralt.

El proyecto inicial lo realizó el periodista Pedro José Hernández, quien en diciembre de 1854, lo presentó a la Logia Masónica Regeneradores N° 15, pero no pudo lograrlo porque su actividad política lo llevó al exilio.

El proyecto lo desempolvó y lo materializó el abogado Antonio José Urquinaona, cuando el 25 de enero de 1860, el Concejo Municipal cediera la Casa Municipal, conocida como "La Garita", para que se pudiera establecer la Casa de Beneficencia.

Más adelante, en 1866, la Institución fue trasladada a la sección de la Cárcel del Hospital de Caridad, bajo la protección de la Virgen de las Nieves, y después de un tiempo no solo atendía a ancianos y mendigos, sino también a otros enfermos, bajo el cuidado de los doctores Juan Evangelista Gando, Manuel Dagnino, Manuel María Durán, Ramón López Sandoval y Graciliano González.

En 1908, se inicia la construcción de un nuevo edificio, con planos de Manuel Soto Camarillo y mano de obra de Miguel Soto y José María Camarillo, que fue inaugurado en 1910, con una concepción más moderna para una institución hospitalaria. En 1927 fue dotado de una nueva fachada, y en 1935, se hacen nuevas construcciones bajo la dirección de Gilberto Belloso, ambas inauguradas en 1938.

La Casa de Beneficencia fue la primera institución que se estableció en Venezuela para albergar pobres, y que más adelante dio origen al antañón Hospital Central Dr. Urquinaona.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.