SAN JUAN CRISÓSTOMO

Septiembre 13, 2017




Crisóstomo, nombre de origen griego que significa: Boca de Oro.

Este Santo fue un obispo de Constantinopla, lugar donde las personas le pusieron el apodo de "Crisóstomo" porque sus predicaciones eran apreciadas por todos sus oyentes.

San Juan Crisóstomo deseaba irse de monje al desierto, pero su madre le rogaba que no la dejara sola, y para complacerla se quedó en su hogar viviendo como si fuera monje, dedicado al estudio, a la Oración y a la Penitencia.

Cuando su madre falleció se fue de monje al desierto y estuvo en ese lugar rezando, haciendo penitencias y estudiando la Santa Biblia, pero los ayunos tan prolongados, la falta de comodidad y los mosquitos hicieron que se enfermara.

El Superior le dijo que si quería seguir viviendo y ser útil a la sociedad tenía que volver a la ciudad, porque la vida de monje en el desierto no era para una salud como la suya. Al llegar a Antioquía fue ordenado sacerdote y el anciano obispo Flaviano le pidió que lo reemplazara en la predicación, y desde ese momento empezó a deslumbrar a todos con sus maravillosos sermones.

San Juan Crisóstomo es el orador más famoso que la Iglesia Católica ha tenido, su oratoria no ha podido ser superada por ningún predicador, por eso el papa San Pío X lo declaró patrono de los predicadores.



APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.