VINICIO ROMERO MARTÍNEZ, HISTORIADOR




1940, nace en Los Puertos de Altagracia, estado Zulia, el periodista, escritor, historiador y candidato presidencial, Vinicio José Romero Martínez, hijo del reconocido historiador zuliano Adolfo Romero Luengo.

Fue corresponsal del diario El Universal, director y colaborador de periódicos y revistas, programas de radio y televisión, asesor histórico de Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura, en su novela El General en su Laberinto.

Fungió como director de la revista Estampas y del diario El Bolivarense, fundador del partido Confianza Electoral, que lo lanza como candidato a la presidencia de la República en 1983.

Fue miembro de las siguientes instituciones: Asociación de Escritores de Venezuela, Sociedad Bolivariana de Venezuela, Fundación Zuliana para la Cultura, Círculo de Escritores de Venezuela y Academia de Historia del Estado Zulia.

Vinicio Romero fue también el redactor de la Enciclopedia Encarta 97 en CD-ROM y publicó más de 25 obras relacionadas con la historia de Venezuela y sus personajes, algunas de ellas son: Las Aventuras de Simón Bolívar, Carabobo Triunfal, Las Aventuras de José Antonio Páez, Mis Mejores Amigos, Agenda Histórica y Turística del Estado Zulia, ¿Qué Celebramos Hoy? El Libro de las Efemérides Venezolanas, entre otras.

Gabriel García Márquez, entre las gratitudes del libro El General en su Laberinto, dijo de este distinguido puertero: "El historiador bolivariano Vinicio Romero Martínez me ayudó desde Caracas con hallazgos que me parecían imposibles sobre las costumbres privadas de Bolívar – es especial sobre su habla gruesa -, y sobre el carácter y el destino de su séquito, y con una revisión implacable de los datos históricos en la versión final. A él le debo la advertencia providencial de que Bolívar no pudo comer mangos con el deleite infantil que yo le había atribuido, por la buena razón de que aún faltaban varios años para que el mango llegara a las América".


Por: Agustín Arteaga

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.