UN MONUMENTO PARA RAFAEL URDANETA




El 20 de junio de 1938, José Encarnación Serrano, presidente del estado Zulia, decretó la construcción de un monumento funerario dedicado a nuestro máximo héroe regional Rafael Urdaneta en el Panteón Nacional.

Las gestiones para levantar dicho monumento las inició la Institución Zuliana de Caracas, la cual motivó a todos los Concejos del Zulia para que formaran Juntas y recaudaran la suma necesaria para realizar la obra.

El pueblo zuliano, con el patriotismo que siempre lo ha caracterizado, colaboró masivamente hasta que logró que el entonces presidente de Venezuela, Eleazar López Contreras, aceptara que el costo del trabajo fuese pagado por las recolectas hechas por el propio pueblo zuliano.

ANTECEDENTES DE ESTE HECHO EJEMPLAR

El 22 de septiembre de 1936, se funda en Caracas una Junta Pro-Monumento con el objeto de rendirle honores al máximo héroe zuliano en la gesta independentista.

Este monumento dedicado al general en jefe Rafael Urdaneta, sería instalado en las inmediaciones del Panteón Nacional. Dicha Junta fue presidida por el doctor Ramiro Nava, un emprendedor zuliano considerado en Caracas como un visionario, y autor de la frase: "sembrar el petróleo", en su libro El Bloque de Oro o Plan de Financiamiento por el bien de Venezuela en 1936.

Esta Institución se instaló un día como hoy, pero su labor fue continuada posteriormente por la Institución Zuliana de Caracas, la cual trataba de estimular a los zulianos que vivieran sobre todo en la capital de la República, a que contribuyesen económicamente para la realización del monumento a nuestro "Brillante" General..

El monumento al general Urdaneta fue inaugurado el 24 de julio de 1939, gracias a los esfuerzos de la Institución Zuliana en Caracas, respaldada por el presidente del Zulia José Encarnación Serrano, y luego a través de Decreto emitido por el presidente de la República general Eleazar López Contreras.

El discurso de orden fue pronunciado por el abogado, periodista y gran zuliano, Dr. Carlos Montiel Molero, presidente de la Institución Zuliana de Caracas.

Cabe recordar, que la corona de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá y el Monumento a Rafael Urdaneta en el Panteón Nacional, fueron concebidos gracias al aporte o contribución del pueblo zuliano, acción que no se puede perder.


Por: Agustín Arteaga


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.