TRAGEDIA EN EL LAGO DE MARACAIBO

El Zuliano Rajao



El 8 de agosto de 1937, más de 100 personas mueren ahogadas en el Lago de Maracaibo, al naufragar la motonave Ana Cecilia, una de las más grandes y mejor equipadas piraguas que cubría la ruta Maracaibo – Cabimas, la cual zarpó en medio de un temporal y sobrecargada con más de 200 pasajeros.

El naufragio sucedió frente a las costas de La Arreaga, cercana a San Francisco, originando la mayor tragedia de su tipo en nuestro Lago, con más de 100 muertos, la mayoría de ellos niños, mujeres y trabajadores petroleros.

Según una publicación de la época, se comentaba que había sucedido porque "la avaricia del Capitán, la venalidad de los celadores y la desidia ingénita de los empleados superiores, se han juntado para abrir cien fosas en Maracaibo y sumir en la desgracia a innumerables seres inocentes".

Otro artículo decía: "El Estado Zulia, víctima de las tiranías grotescas que han gobernado este país, ha retrocedido cien años, de modo que el naufragio del domingo, podemos decir sin exagerar, que no ha ocurrido el ocho de agosto de mil novecientos treinta y siete, sino el ocho de agosto de mil ochocientos treinta y siete, cuando Maracaibo era lo que Guzmán Blanco hubiera querido que fuera siempre: una pobre playa de pescadores".

El presidente del estado Zulia, doctor José Encarnación Serrano, decretó duelo público y nombró una Junta Prodamnificados.

El presidente de la República, general Eleazar López Contreras, asistió al entierro colectivo y el país entero se unió a este duelo.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.