SOLDADO DE CRISTO Y DE LA PATRIA




1956, fallece en el actual municipio San Francisco del estado Zulia, el famoso presbítero y general de división Jesús María Zuleta, luchador demócrata y fundador de la parroquia Las Mercedes de Maracaibo. El padre Zuleta fue sacerdote en Cabimas, Gibraltar, Perijá, Los Puertos de Altagracia y otras poblaciones. Este valiente zuliano murió a los 97 años de edad y está sepultado en el Panteón Militar del Cementerio Corazón de Jesús de Maracaibo.

BIOGRAFIA:

El 16 de agosto de 1860, el Zulia ve nacer a un político, sacerdote y militar, un personaje polémico de nuestra historia, el padre Jesús María Zuleta, general de división de los Ejércitos Venezolanos.

Cuando estudiada primaria en el Colegio San Luis, aprendía simultáneamente, y por su cuenta, Balística y Técnica Militar. Tiempo después, comienza a estudiar Filosofía en el Colegio Federal, y posteriormente, ingresa en el Seminario Tridentino de Maracaibo, clausurado en 1872 por Decreto de Antonio Guzmán Blanco.

Más adelante, es ordenado Presbítero Bachiller, y oficia su primera Misa el 1° de febrero de 1885. Luego es nombrado Cura Párroco de Rubio, estado Táchira, ejerciendo de manera ejemplar, pero no perdía oportunidad de reunirse con la clase política, en especial con las personas revolucionarias que lideraba Carlos Rangel Garbiras.

Regresa al estado Zulia, donde ejerce su misión pastoral en Los Puertos de Altagracia, y más adelante, decide sumarse a las tropas que adversaban al presidente de Venezuela Raimundo Andueza Palacio, ejerciendo como General de Brigada a favor de Joaquín Crespo.

Cuando al Zulia llegan los rumores del intento de continuismo del presidente Andueza Palacio, inmediatamente surge la protesta en muchos distritos, pero la más famosa fue la del general de brigada Jesús María Zuleta, quien llegó a ser nombrado Jefe de Operaciones en el Zulia, y posteriormente ascendido a General de División.

Luego de su agitada carrera militar y estar preso por cuatro años en el Castillo de San Carlos, se refugia en la dignidad del sacerdocio en el hoy municipio San Francisco del estado Zulia, época en la que su vida estuvo en total tranquilidad. Se entregó por completo a su magisterio con devoción, siendo guía espiritual de todo el pueblo de San Francisco en su antigua iglesia, hoy convertida en Basílica Menor.


Por: Agustín Arteaga


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.