SE REGISTRA LA COMPAÑÍA ENELVEN




El 16 de mayo de 1940, se produce en Maracaibo el registro mercantil de la compañía Anónima, Energía Eléctrica de Venezuela, Enelven, una empresa que fue de suma importancia para el desarrollo de nuestra región zuliana.

Los inicios de nuestra era eléctrica comienzan el 24 de octubre de 1888, cuando se produce la inauguración de la Maracaibo Electric Light Co., la pionera compañía de electrificación en el país, que nos dio el privilegio de ser la segunda ciudad de Latinoamérica con este esencial servicio.

En 1924 se produce el cambio de la razón social por Venezuela Power Company Ltd., ahora perteneciente al consorcio canadiense Canadian International Power, con el objeto de llevar el servicio a otros lugares de la geografía regional. Pero fue un día como hoy de 1940, cuando pasa a llamarse por sus siglas Enelven, organización con capital privado y con una pequeña participación accionaria del Estado venezolano. En 1969 es creada Procedatos, filial encargada de la informática y el procesamiento de datos, pero es en 2009, cuando se implementa su eficiente servicio a la compañía.

En función de prestar el mejor servicio, y desde 1976, prácticamente en manos del estado, logra acuerdos de interconexión con CADAFE, La Electricidad de Caracas y la Electrificación de Caroní. Después de estos acuerdos surge la filial Energía Eléctrica de la Costa Oriental, ENELCO, con el fin de satisfacer el servicio en la costa este del Lago de Maracaibo. Luego fueron creadas otras empresas filiares como: ENELDIS, Enelven Distribuidora; y ENELGEN, Enelven Generadora.

Definitivamente, ENELVEN, es la empresa privada de servicio público que más reconocimientos recibió de sus suscriptores, antes de que en 2007, pasara a ser filial de la Corporación Eléctrica Nacional, Corpoelec.

Entre algunos de sus funcionarios que destacaron en la gerencia de la institución recordamos a Humberto Zavarce, Ciro Potillo, Heberto Paz y Remigio Vílchez; y en el departamento de relaciones públicas e institucionales nombramos a Migdalia Castellanos, Franklin Hernández y a Carlos Canelones.

A todo ese equipo profesional que laboró por muchos años en esta emblemática Organización, mucha gracias en nombre de todo el pueblo zuliano, siéntanse orgullosos por el deber cumplido.


Por: Agustín Arteaga


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.