ROBERTO JIMÉNEZ MAGGIOLO, ILUSTRE




2015, muere en Maracaibo el reconocido hombre público, Roberto José Jiménez Maggiolo. Había nacido en Maracaibo el 15 de abril de 1929, de descedencia Italo-española. Fue médico, escritor, filósofo, pintor, profesor universitario y redactor de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.

Este polifacético zuliano fue además profesor de las escuelas de Medicina, Filosofía, Letras, Educación y Periodismo de la Universidad del Zulia, director de la Escuela de Artes Plásticas Neptalí Rincón de Maracaibo, miembro de las Academias de Medicina y de Historia del Zulia, presidente de la Asociación de Escritores de Venezuela, seccional Zulia; miembro del Círculo de Escritores de Venezuela y presidente de la Fundación Gabriel Bracho.

Jiménez Maggiolo egresó de la primera promoción de Médicos y de la primera de Filosofía de LUZ en su segunda etapa; director-fundador del periódico gremial Alternativa Médica y de la primera revista del Colegio de Médicos del Estado Zulia.

Gozó de gran prestigio en las especialidades de Ginecología y Obstetricia, además, fue el fundador de la cátedra Ética Médica en la Escuela de Medicina de LUZ y Miembro de Número del Centro Zuliano de Historia de la Medicina.

Fue autor de varios libros, entre ellos: la Biografía del General Rafael Urdaneta, en cuyo prólogo, Ángel Emiro Govea afirmó que Jiménez Maggiolo hizo un retrato intimista y sin precedentes en la biografía del prócer zuliano.

También presidió un Comité constituido por la Gobernación del Zulia para postular a Humberto Fernández Morán para el Premio Nobel de Física en 1997.

Roberto Jiménez Maggiolo murió el 15 de marzo de 2015 en su tierra natal, y es recordado como un gran ejemplo zuliano.


Por: Agustín Arteaga


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.