OLEGARIO VILLALOBOS, PÁRROCO




1921, es designado cura párroco de la Catedral de Maracaibo Olegario Villalobos Reyes, quien estuvo al frente de la parroquia por casi 38 años, cuando por razones de salud tuvo que retirarse. Es el servicio parroquial más largo que se registra en la historia de la Catedral de Maracaibo.

El popular "Padre Olegario", como era conocido por todos, nació en Maracaibo el 26 de octubre de 1888, y desde muy niño ayudaba al sacerdote Carlos Flores durante la Misa en la Iglesia Santa Bárbara de Maracaibo.

Al concluir el bachillerato ingresa al Seminario, y el 13 de junio de 1911, recibe las órdenes del subdiaconado de manos de monseñor Álvarez en Zaraza, y más luego se le concede el diaconado.

Después de ser designado Cura Párroco de la Catedral de Maracaibo continúa su labor periodística iniciada en la Iglesia Santa Bárbara con la hojita La Verdad, y el 5 de marzo de 1922, empieza a publicar la Hojita Parroquial que dura más de treinta años.

El 16 de julio de 1923, inaugura en el patio de la Catedral una gruta a la Virgen del Carmen y bendijo una corona de oro para el niño que lleva en sus brazos; años más tarde también se le colocó una corona de oro al Sagrado Corazón de María y un nuevo manto con su traje para Nuestra Señora del Carmen.

En 1924 funda para los niños pobres una escuela parroquial, y ese mismo año viaja con el obispo Marcos Sergio Godoy a Europa para visitar al Papa.

En 1939 funda la emisora La Voz de la Fe, la primera emisora católica del país, donde se transmitía todas las tardes el Santo Rosario.

Inicia una campaña para la construcción de un Palacio Episcopal y organiza la Junta Pro Coronación de la Virgen de Chiquinquirá, logrando para ella una gigante corona de oro y piedras preciosas que fue colocada en la sagrada imagen en 1942.

Al siguiente año funda la Juventud Católica Venezolana y renueva totalmente la Catedral de Maracaibo.

El "Padre Olegario" fue el creador en Maracaibo del Hogar Clínica San Rafael, el cual fue bendecido el 24 de octubre de 1954.

En Maracaibo se le dio su nombre a un liceo y a una parroquia, todo esto por su gran labor sacerdotal, social y humanitaria.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.