NACE UN GRAN CANTANTE ZULIANO




1926, nace en el sector Juana de Ávila de Maracaibo, el famoso cantante Mario Enrique Quintero Suárez, mejor conocido como Mario Suárez.

Aunque su gran fama y prestigio se lo debe a sus interpretaciones de la música venezolana, su debut lo hizo muy joven cantando boleros y música internacional, apadrinado por el cantante mexicano Pedro Vargas.

En 1954, se inicia como cantante de música llanera con el conjunto de Juan Vicente Torrealba, un gran reto para un intérprete de otro género, en el momento que la música criolla no tenía difusión.

En esa gran experiencia artística graba pasajes, valses y tonadas; además de interpretar la música zuliana, como danzas, valses y contradanzas.

Ha viajado por casi todos los países de América, los Estados Unidos y las Antillas, llevando sus éxitos, entre los cuales podemos recordar: Nocturnal, Arpa, Adiós, Por el camino, Rosa Angelina, Desilusión, La potranca zaina, Moliendo café, entre otros.

También trabajó como actor en varias telenovelas del recordado canal Radio Caracas Televisión, RCTV, junto a grandes actores de su época.

Se le reconoce como el primer cantante venezolano que tuvo un programa de televisión, a través de la Televisora Nacional, luego pasa a Radio Caracas Televisión a la semana de haber sido inaugurada, e igualmente en Televisa, ahora canal 4 (Venevisión), y posteriormente en el canal 8.

Fue secretario general de la Asociación Venezolana de Artistas, Avade, y ayudó a formar a varios cantantes nacionales, entre ellos: Lila Morillo, Beto Parra, Mayra Martí, Héctor Cabrera, entre otros; a quienes reconoce como sus ahijados.

En abril de 1988 la Alcaldía y la Cámara Municipal de Maracaibo le otorgaron la Orden Ciudad de Maracaibo, y el 4 de mayo de ese mismo año fue condecorado por la Gobernación del Zulia con la Orden Relámpago del Catatumbo por sus 52 años de vida artística.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.