MARACAIBO SIN ALEMANES




Conozcamos un poco de la historia de la capital de la Provincia de Maracaibo, que más adelante fue bautizada por Rafael María Baralt como la Tierra del Sol Amada.

Entre las ciudades que fundó Ambrosio Alfínger, a nombre de los Welser, está Maracaibo, la cual los alemanes no pudieron gobernar por no cumplir la totalidad de las cláusulas mediante las cuales la Corona Española había firmado la Capitulación.

Desde el 13 de abril de 1556, los Welser perdieron el derecho de gobernar la provincia de Venezuela, la que según Bartolomé de Las Casas, se hizo infeliz y desgraciada por no haber caído en manos alemanas.

El contrato se había firmado el 27 de marzo de 1528, entre el rey Carlos V, en nombre de la Corona Española; y Gerónimo Sailer y Enrique Ehinger, en representación de los Welser. Ambrosio Alfínger recibió en este acto el despacho de primer gobernador y capitán de la naciente Provincia de Venezuela.

Entre las cláusulas que debían cumplir los alemanes estaba la de fundar por su propia cuenta dos pueblos y tres fortalezas. Tampoco cumplieron con la promesa de explotar las dististas minas de la nueva región.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.