LA TRÁGICA ACTA DE CASTILLETES




El 29 de abril de 1900, se firma en el estado Zulia el Acta de Castilletes, en el que se consagra la división de la Península de La Guajira que lesiona gravemente a Venezuela y viola el Laudo español de 1891, donde se había determinado otro lindero; hablamos de los Mogotes de Los Frailes, lugar donde debería estar en hito N° 1, pero los delegados de la Comisión Mixta de Demarcación "no lograron encontrar ese punto", decidiendo establecerlo para vergüenza de los venezolanos, en la Meseta de Castilletes.

Cabe destacar, que los Mogotes de Los Frailes no eran otros que los Mogotes de Los Monjes, los islotes que se hayan situados cerca de la entrada del Golfo de Venezuela, quiere decir que la línea fronteriza debería comenzar en el Monje Sur o Mogote Sur, más cercano al punto conocido como Juyachi.

Al violar el Acta, que en estos casos establece el derecho internacional, se vuelve un documento nulo, y por supuesto, que no debe ser aplicado, sin embargo, la situación desventajosa para Venezuela ha persistido.

Castilletes está ubicado en el extremo norte del estado Zulia, en la Alta Guajira, específicamente en una franja que apenas nos dejaron entre el Golfo de Venezuela y la frontera con Colombia, todo esto ocurrió por las actitudes antipatrióticas de los "cancilleres" de entonces, y por tal motivo, Venezuela pierde este importante territorio, y a la vez, compromete la soberanía de las aguas marinas y submarinas de la región.

Los invitamos a escuchar y descargar en nuestra sección MULTIMEDIA - MANATARÁ, la gaita titulada Una carretera para Castilletes, del compositor Agustín Arteaga e interpretada por José Alberto Rodríguez, acompañados por la Fundación Musical Manatará, propuesta que hicimos con el objeto de ejercer soberanía en dicho territorio venezolano.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.