LA FORTIFICACIÓN DE LA BARRA




1643, para proteger a la provincia de Maracaibo de los constantes ataques piratas y sobre todo porque estaba muy reciente el trágico asalto del pirata Jackson, el rey Felipe IV emite una Real Cédula, mediante la cual se ordena la fortificación de la Barra de Maracaibo, encomendando su ejecución a los Gobernadores de la provincia.

Para su construcción se utilizó, probablemente, uno de los planos que en 1642 la Audiencia de Santa Fe había enviado.

En 1645 la modesta fortificación, llamada Fuerza de Santa Cruz y San Sebastián de la Barra Principal, ya se encontraba terminada, pero en realidad no había ofrecido obstáculo alguno al avance de los piratas.

En 1655, nuevamente los piratas realizan una sangrienta y costosa incursión en Maracaibo, provocando ruina y desolación en la provincia, hasta que en 1681, se ordena la construcción de sendas fortalezas para las tres Barras de Maracaibo.

De todas las fortificaciones construidas a lo largo del tiempo, solo quedan la del Castillo de San Carlos y la Torre de Zapara, ubicados en el hoy municipio Insular Almirante Padilla del estado Zulia.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.