LA EMISORA ECOS DEL ZULIA

El Zuliano Rajao



El 1º de abril de 1936, Santiago Martín Vegas vende una de las emisoras pioneras del Zulia, Experimental de Maracaibo, la cual tenía carácter cultural y operaba en el sector El Paraíso de Maracaibo con la sigla YV-2AM, y su planta transmisora estaba en los terrenos del Country Club de Maracaibo. Luego fue cambiado su nombre por Ecos del Caribe, con la sigla YV-5BMO, convirtiéndose en una emisora de noticias y reclamos, sobre todo para exigir la libertad de los presos políticos.

Al pasar a manos del locutor Luis García Nebot, fue denominada Ecos del Zulia y trasladada a la calle Comercio con más cobertura; en onda larga en 1.300 kilociclos, y en onda corta en 4.750 kilociclos. La programación contenía programas variados de orquestas, crónicas deportivas, radio-comedias, noticieros y programas regulares de la Cadena de las Américas de Nueva York.

En esa emisora surgieron las transmisiones deportivas de los hermanos Alirio y Ángel Alberto Jiménez Olaves, quienes narraron el juego de las 20 entradas entre los famosos equipos de Béisbol para la época, Pastora y Gavilanes; también surgió el programa El Deporte en Marcha, de Olimpíades Linares Rivas, el decano de los programas deportivos en la radio zuliana.

Numerosos periodistas y locutores laboraron en esa emisora radial, entre los cuales recordamos a: Marcos Vinicio Ramírez, José Alvarado, Luis Alberto González, Néstor López, Francisco Fossa Anderson, quien tuvo el primer certificado de locutor y se dedicó a presentar el Diario Hablado; Ruperto Vargas Codazzi, locutor y actor dramático, quien dirigió el cuadro de comedias de la emisora, donde actuaron Carlota Flores y César Castillo López; también se dio a conocer el gran narrador deportivo Arturo Celestino Álvarez "El Premier"; el reconocido músico zuliano José Luis Paz y muchos más.

Tiempo después, la emisora fue trasladada a la calle Vargas, esquina con Zamora, y por último, a la avenida 5 de Julio.

Ecos del Zulia tuvo una larga y fecunda trayectoria, hasta que cumplió su ciclo vital y lamentablemente desapareció del espectro radioeléctrico.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.