INSTITUCIONES RADIOFÓNICAS DEL ZULIA

El Zuliano Rajao



El 16 de julio de 1930, todo el estado Zulia estaba a la expectativa de una nueva tecnología, ya que este día sale al aire la emisora Radiodifusora Maracaibo, que según los historiadores fue la primera de nuestra Región, y hoy, es conocida como Mara Ritmo 900.

Estaba ubicada en el callejón de Las Empanadas, al final de la avenida Bella Vista, actual Parque La Marina, muy cerca del antiguo Matadero. Posteriormente, fue mudada a la Plaza Baralt, cerca de la Botica Nueva; luego a la calle Comercio, y funcionó también en la conocida firma comercial La Casa Azul.

Radiodifusora Maracaibo perteneció a Luis Mantellini y al famoso médico caraqueño Armando Castillo Plaza, con la colaboración técnica de Gonzalo Veloz Mancera, funcionando bajo la frecuencia de 1.153 KHZ, y en una longitud de onda de 260 metros.

Fue la pionera en transmitir las primeras comedias, como también presentar a cantantes de fama nacional e internacional.

Según los viejos radiodifusores, el famoso cantante de tangos Carlos Gardel, cantó por sus micrófonos en 1935, en su visita a Maracaibo, y por cortesía de Mantequilla Zulia. Ese mismo año, Radiodifusora Maracaibo, realizó la primera transmisión desde la calle, es decir, la primera transmisión remota radial del Zulia.

Años más tarde, es adquirida por el locutor Luis Guillermo Govea, conocido como "El Guerrillero del Aire", designándole el nombre de Radio Mara, y después de su muerte sus herederos la denominaron RM900, y finalmente, Mara Ritmo 900.

Cabe recordar a dos locutores que dejaron un gran legado en esta emisora: Guillermo Barrera y Rafael Mejía, "El Guácharo".

Hoy felicitamos a todo el equipo de Mara Ritmo 900 AM por un año más su fundación; aunque en estos momentos no están en antena, seguros estamos que están esperando el momento oportuno para reactivar este influyente medio de comunicación en todo el Occidente del país.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.