HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN EL ZULIA




El 6 de septiembre de 1775, en una de las tantas visitas del obispo de Venezuela Mariano Martí al Zulia, se firma un reglamento para el establecimiento de una cátedra de Gramática, donde el maestro no recibiera cosa alguna que indicara pago o compensación particular por su trabajo, ni los discípulos estaban obligados a darle nada, aunque no se prohibía que alguno voluntariamente quisiera tener una fineza con el maestro.

La precaria educación de los zulianos, a pesar de ser una región pujante, fue uno de los problemas que más afectó a la población. Muchos padres pudientes enviaban a sus hijos a Mérida o a Caracas a educarse, otros hacían un esfuerzo más grande y los destinaban a cursar estudios en el exterior, para asegurar que sus descendientes tuviesen una educación decente.

La Iglesia Católica venezolana siempre ha demostrado a través de los siglos su gran preocupación por la educación de los pueblos, en especial para las clases más desposeídas.

Al día siguiente de haberse fundado la Escuela de Gramática, es ordenado sacerdote en la iglesia matriz de Maracaibo, el religioso Rafael Silleros, quien se encargó de la tan anhelada escuela.


Por: Agustín Arteaga


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.