GUILLERMO TRUJILLO DURÁN, FOTÓGRAFO




Su ciudad natal, Maracaibo, se convierte en su última morada. Parte al viaje celestial el afamado fotógrafo zuliano y pionero de la cinematografía nacional, Guillermo Trujillo Durán, quien junto a su hermano Manuel, hicieron una vida de inventos e innovaciones que en varias ocasiones los obligaron a recorrer la geografía nacional.

Conozca a este interesante zuliano que vivió muchos años entre Maracaibo y Caracas, dejándonos el 11 de febrero de 1967.

PERFIL DE GUILLERMO TRUJILLO DURÁN

El 10 de febrero de 1878, nace en Maracaibo, Zulia, el poeta, periodista, dramaturgo, artista visual y político Guillermo Trujillo Durán, precursor junto a su hermano Manuel, del cine nacional, al filmar las primeras películas venezolanas tituladas: Muchachas bañándose en la Laguna de Maracaibo y Especialistas sacando muelas en el gran Hotel Europa.

Se desempeñó como farmaceuta en su ciudad natal, ya que logró cursar estudios de Farmacia en la Universidad del Zulia, sin lograr alcanzar el grado de Doctor. Fue diputado a la Asamblea Legislativa del Estado Zulia y al Congreso Nacional por el Zulia.

Entre los cargos públicos que ocupó tenemos: vicepresidente del Centro Literario del Zulia, secretario general de gobierno del Zulia, primer vicepresidente de la Cámara de Diputados, prefecto del otrora Distrito Maracaibo, administrador principal de Correos, secretario de la Junta Directiva del Gran Ferrocarril del Táchira

En 1952 se incorpora como Individuo de Número de la Academia Venezolana de la Lengua, y en 1957, bajo el título de Prisma, se publica una recopilación de su obra, incluyendo sus producciones en los diarios El Fonógrafo, El Tipógrafo y Gutenberg, así como en la revista literaria El Rayo de Luz.

La empresa que más prestigio le brindara en su ciudad natal fue el Salón Fotográfico de los hermanos Trujillo Durán, la cual fundó junto a su hermano Manuel.


Por: Agustín Arteaga


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.