ES FUSILADO FRANCISCO MARÍA FARÍA




1838, muy enfermo y en silla de ruedas, es llevado a la Plaza San Sebastián de Maracaibo, hoy Plaza Bolívar, el prócer de nuestra Independencia, Francisco María Faría Oberto, para ser fusilado.

Un día antes de su ejecución escribió: "Adiós, patria querida, esposa amada, hijos que formaban mi delicia, adiós, amigos y parientes, un recuerdo".

Este Coronel nació en Los Puertos de Altagracia en 1791, hijo legítimo de Petronila Oberto y del teniente coronel Joaquín María Faría, a través del cual era pariente del también prócer zuliano Rafael Urdaneta, quien era hijo de su prima María Alejandrina Faría y Jiménez-Cedeño de Cisneros.

Muy joven partió a Mérida a continuar sus estudios, pero al estallar la guerra de Independencia, ingresó al Ejército Español, ya que su padre era para entonces el encargado del contingente militar acantonado en Los Puertos de Altagracia.

El coronel Faría peleó a favor de los españoles y luego lo hizo a favor de los patriotas. Fue expulsado del país en plena República e ingresó por las trochas, donde fue descubierto por los alrededores de Perijá y ejecutado tal día como hoy.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.