EN RIESGO LA PROVINCIA DE MARACAIBO




1806, ante el anuncio de la inminente invasión de Francisco de Miranda, el Capitán General de Caracas ordena al gobernador de Maracaibo, Fernando Miyares, "poner en defensa esta plaza y vivir con la más alta vigilancia en el supuesto de poder ser atacada de un instante a otro por una expedición que se recela venga disfrazada bajo ciertos aspectos, y que deben ser muy sospechosos cuantos buques se acerquen aunque arbolen el pabellón español…"

Le exige a Miyares que le envíe la lista de todos los hombres a su disposición en Maracaibo, entre los 16 y 50 años de edad, con detalles de las armas que tengan, sean de "fuego, sable, machete largo o lanza, para estar prontos a concurrir al primer aviso donde se les mande…" El Pueblo no mostró mucho interés, a juzgar por la orden de Miyares de multar a los renuentes con 25 pesos a pagar un mes antes de cárcel por no concurrir a la recluta.


APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.