DOCTOR JESÚS MARÍA PORTILLO

El Zuliano Rajao



1889, fallece en Maracaibo, su ciudad natal, el ilustre abogado, juez, educador, periodista, escritor, ensayista y político, Jesús María Portillo.

Al culminar sus estudios de Derecho en el Colegio Federal, se dedica a cursar Derecho Comparado, siendo además, el introductor de las obras de los autores ingleses y franceses sobre Derecho Político y Derecho Civil, lo que le da un gran prestigio como jurista y hombre de las Letras, llevándolo a ser presidente de la Corte Suprema del Estado Zulia, y más adelante, diputado al Congreso Nacional, aprovechando su estancia en Caracas para doctorarse en la Universidad Central de Venezuela.

También fue senador, diputado a la Legislatura del Zulia y de Falcón, rector del Colegio Federal y catedrático de varias materias de Derecho en el mismo instituto; juez nacional de Hacienda, primer presidente de la Facultad de Ciencias Políticas, presidente de la Junta Superior de Instrucción Popular, miembro de la Comisión Codificadora y Redactora de Leyes del Estado, jurado en muchos Certámenes literarios de la época y otros cargos de gran importancia. En 1876 es honrado con la condecoración Busto del Libertador y la Medalla de Instrucción Pública.

Jesús María Portillo fue el escritor que más ocupó las páginas de la prensa nacional con motivo del Centenario del natalicio de nuestro máximo héroe regional, Rafael Urdaneta.

Fue colaborador de los periódicos: El Liberal, El Eco del Zulia, La Voz de Occidente y La Verdad; además, fundó junto J.A. Lossada Piñeres, La Voz de la Mayoría, en 1879.

La Universidad del Zulia ordenó colocar su retrato en un salón principal de la institución, lo cual también se hizo en el Colegio de Abogados del Estado Zulia y en la Institución Zuliana de Caracas.

Se le dio su nombre a la calle 78 de la ciudad de Maracaibo (Dr. Portillo), y a un liceo del municipio Baralt de nuestro estado Zulia.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.