DOCTOR FRANCISCO EUGENIO BUSTAMANTE

El Zuliano Rajao



1839, nace en Coro, estado Falcón, Francisco Eugenio Bustamante, quien desde muy niño se residenció en Maracaibo, lugar donde cursó sus primeros estudios.

Más adelante, se traslada a Caracas, donde se gradúa de Médico Cirujano en la Universidad Central de Venezuela; luego viaja a Europa, y en la Universidad de París obtiene el título de Doctor en Medicina.

En 1897 asume la rectoría de la Universidad del Zulia, donde funda nuevas cátedras, establece la Lección Inaugural del Profesorado, estimula los estudios científicos por medio de varios Concursos, sobre todo de Historia de la Medicina; incrementa los laboratorios y dota a la biblioteca. También funda el periódico La Universidad del Zulia, y durante su gestión egresan los primeros doctores en Ciencias Médicas, quienes debieron presentar su tesis doctoral.

Se destacó en oftalmología y cirugía en su servicio gratuito de la Casa de Beneficencia, donde realizó múltiples intervenciones, además de trabajar para el Hospital Chiquinquirá y los Hospitales de San Juan de Dios de San Cristóbal y de Cúcuta.

Incursionó en la política como opositor, por lo cual sufrió varios exilios, así combatió a Venancio Pulgar; se unió a Eduardo Pérez contra Antonio Guzmán Blanco, fundó el Partido de la Juventud conjuntamente con José María Rivas y Eduardo J. Delgado, que lo llevó varias veces al Congreso Nacional como senador y a la Legislatura del Estado. Lamentablemente no pudo ser presidente del estado Zulia por no haber nacido en él.

También fue un gran médico sanitarista, presidente de la Junta Administradora de Agua y de la Comisión contra la Gripe de 1918; presidió la Cruz Roja Venezolana, seccional Zulia, y fue integrante de la Liga Sanitaria, además, fue fundador y primer presidente de la Sociedad Médico-Quirúrgica del Zulia, presidente del II Congreso Venezolano de Medicina celebrado en Maracaibo en 1917.

En su memoria, una parroquia y un colegio de Maracaibo llevan su nombre, Francisco Eugenio Bustamante.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.