DECRETOS DEL MARACAIBO DE AYER




En los días del mes de diciembre de 1803, el gobernador don Fernando Miyares, prohibió que los hombres solteros pudieran asistir o atender pulperías o abastos en la provincia de Maracaibo.

Con este Decreto, el Gobierno regional de la época, trataba de evitar escándalos a pretexto de la concurrencia de mujeres a comprar, ya que los puestos de abastos públicos podrían convertirse en casas de disolución de matrimonios.

El Decreto también se extendió a los casados, y decía que no podrían vivir con sus mujeres en la propia casa donde tenían dicha pulpería.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.