CONSPIRACIÓN EN MARACAIBO




1799, debía estallar este día en Maracaibo la Conspiración de Francisco Javier Pirela, a la cabeza de los pardos.

Pirela era subteniente de una Compañía de Pardos y había logrado entrar en conversación para que lo secundaran los tripulantes de las goletas: El Bruto, La Patrulla y La Arlequín, estas surtas en el Puerto de Maracaibo.

En ese momento se le consideró una ramificación de la Conspiración de Gual y España, pero en realidad, nada tenían en común las Conspiraciones de Gual y España y la de Pirela, ya que la de este se basó en el jacobinismo haitiano, incendiario y destructor, y fue más un acto de piratería que un movimiento patriótico; en cambio, la de los guaireños se inspiró en principios republicanos.

El mismo Pirela, quizás arrepentido, confesó su rebelión tres horas antes, a las 9 de la noche de este día, y fue sentenciado a diez años de cárcel en el Castillo de La Habana.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.