HISTORIA DE UN HÉROE ALTAGRACIANO

El Zuliano Rajao



El 7 de agosto de 1798, nace en Los Puertos de Altagracia, estado Zulia, Antonio de la Guerra Montero, un héroe de la Independencia suramericana olvidado en su patria, pero honrado en Perú y Ecuador, naciones a las que ayudó a independizar, sirviéndoles con desinterés y eficiencia.

En 1811, comienza a luchar en el Ejército realista, llegando hasta Nueva Granada y luego a Guayaquil, donde su paisano, el también altagraciano León de Febres Cordero y Tomás de Heres, conjuntamente con todos los integrantes del Batallón realista Numancia, se pasan al bando de los patriotas.

De la Guerra Montero participa en las más importantes acciones en la Campaña del Sur, bajo las órdenes de Antonio José de Sucre, quien le confiere el grado de General de Brigada.

Fue el único venezolano que vio morir a Manuelita Sáenz en el pueblo de Paita.

El 12 de julio 1862, lo sorprende la muerte en El Callao, Perú, y sus restos fueron trasladados al Panteón de los Próceres en Lima, y aquí en Venezuela no le reconocen a este altagraciano, sus logros a favor de la Independencia de los pueblos suramericanos.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.