EL JUEGO MÁS LARGO DEL BÉISBOL VENEZOLANO

Emmanuel Fuenmayor / El Zuliano Rajao



El 5 de junio de 1938, en el Estadio del Lago, ubicado en La Ciega, Maracaibo, los famosos equipos Gavilanes y Pastora, ídolos de los zulianos de otrora, se enfrentan y escenifican el juego más largo del béisbol venezolano.

Los lanzadores Andrés Julio Báez, "Grillo B"; y Lázaro Salazar, "El Príncipe de Belén", se enfrascaron en un duelo que duró 20 innings.

Al cierre de la entrada número 20, "Grillo B" batea un doble y es remolcado por otro doble de Domingo Barboza, para anotar la única carrera del partido, quedando como resultado final: Pastora 1 carrera; Gavilanes 0.

Lo asombroso de este juego fue la resistencia de los lanzadores bajo el ardiente sol marabino, que estuvieron en la "lomita" durante 6 horas y 20 minutos que duró el encuentro, para llegar al mencionado resultado mínimo.

En este inolvidable juego intervinieron, entre otros, los gavilaneros Luis Aparicio Ortega (padre de Luis Aparicio Montiel), Vidal López, Ernesto Aparicio; y los pastoreños Alejandro Carrasquel y "Manduquito" Portillo. El encuentro se inició a las 9:40 de la mañana y finalizó a las 4:00 de la tarde.

APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.