SAN JERÓNIMO

Septiembre 30, 2018




Jerónimo, es un nombre griego que quiere decir: el que tiene un nombre sagrado; (Jero = sagrado; Nomos = nombre).

En Roma estudió latín bajo la dirección del más famoso profesor de su tiempo, Donato, el cual hablaba el latín a la perfección, pero era pagano.

Esta instrucción recibida de un hombre muy instruido pero no creyente, llevó a Jerónimo a llegar a ser un gran latinista y muy buen conocedor del griego y de otros idiomas, pero muy poco conocedor de los libros espirituales y religiosos.

Fue uno de los doctores de la Iglesia y tradujo la Biblia en el siglo V; por eso se le considera el patrono de los traductores, pero también, de los impresores, bibliotecarios y de la secretaria venezolana.

Dicen que este Santo ha sido el hombre que en la antigüedad estudió más y mejor la Santa Biblia.

El 30 de septiembre del año 420, cuando ya su cuerpo estaba debilitado por tantos trabajos y penitencias, y la vista y la voz agotadas, y cuando Jerónimo parecía más una sombra que un ser viviente, entregó su alma a Dios para ir a recibir el premio de sus fatigas. Se acercaba ya a los 80 años, más de la mitad los había dedicado a la santidad.

San Jerónimo había nacido en Dalmacia (Yugoslavia) en el año 342.

Sus padres tenían buena posición económica y así pudieron educarlo.




APOSTADORES MARACUCHOS


Dos apostadores enfermizos están mirando a la vieja del frente que tiene las piernas abiertas y dicen: - La pantaleta de la señora es negra; el otro apostador brinca y dice: - NO! es marrón... Mandan a un carajito a verificar de qué color es la pantaleta y al regresar les dice: - Se pelaron los dos, ni es negra ni es marrón… son moscas.